ALGO NOS ESPERA

Todos durante el confinamiento nos hemos llegado a preguntar ¿Qué pasara cuando esto acabe? ¿Cuándo podremos volver a la normalidad? ¿Qué es la normalidad? ¿Cuáles serán las consecuencias de que una sociedad entera, que el mundo entero haya estado en el 2020 confinado?

Dos de mayo, primer día en el que los adultos podían salir a la calle a dar un paseo de ocho de la tarde a once de la noche. Llegaron los aplausos, retumbaban en las paredes y los vidrios anunciando la hora de salir. Todas las puertas de los edificios se abrieron de par en par a la misma vez. Millones de personas salieron a saborear después de 66 días de estar encerrados en casa la sensación de libertad. Se respiraba aire fresco, las dimensiones de los alrededores parecían mucho mas grande de lo común, algunos iban con mascarillas y guantes, otros no cubrían ni protegían sus cuerpos, se escuchaba silencio. Empezó la moda de los runners, ocasionalmente había una que otra persona haciéndose un selfie, pero la gran mayoría iba como una manada, caminando sin rumbo en la misma dirección. Todas y cada una de las personas que salieron ese día se llenaron de la libertad del espacio.

Y es esa libertad la que recuperaremos, si bien no sabemos cuándo ni como (porque les aseguro que nada será como era antes de esta pandemia), pero el mundo volverá a ser mundo. Transcurrirá el tiempo y llegará un día en donde volvamos la vista atrás hacia esta experiencia y veamos cómo se transforma en un lejano recuerdo. No perdamos todo el aprendizaje que hemos adquirido en este tiempo; no dejemos que la prisa por ser libres nos haga volver a enfermar.

La normalidad la tendremos que re-inventar, re-definir. La sociedad no será la misma, ningún individuo será el mismo, las empresas no funcionarán igual, los trabajos se modificarán, la salud tendrá mas peso que antes, los muertos serán recuerdos… nuestra existencia será distinta.

Tenemos la oportunidad de hacer algo diferente, algo que no existe, algo único que solo será nuestro. Así que eso que nos espera, hay que construirlo.

Please follow and like us: